Información

Procedencia:
Australia
Sello:
SureShaker

Los australianos Sticky Fingers son una de las bandas más populares de su país. Fundada en 2008, esta formación factura una suerte de indie rock que se encuentra por el camino algo de pop psicodélico y bastante de reggae (hay quien ha etiquetado su música como dub-rock). Primera anécdota: su vocalista Dylan Frost fue descubierto mientras tocaba en las calles de la ciudad de Newtown por el resto de la banda, que está conformada por Seamus Coyle (guitarra), Paddy Cornwall (bajo), Daniel “Freddy Crabs” Neurath (teclados) y Eric “Beaker Best” da Silva Gruener (batería). Segunda anécdota: fue precisamente en Newtown Festival, tras haberse curtido en el circuito local de pubs y haber sido rechazados por la organización de ese evento para ser incluidos en su programa, donde en 2010 montaron un escenario improvisado junto a ese recinto y ofrecieron un show que les sirvió para ser invitados por la organización al año siguiente, y además para tocar en el escenario principal.

Su primer EP, “Helping Hand”, salió en 2009 y luego le siguieron dos más, “Extended Play” (2010) y el acústico “Happy Endings” (2011), antesala del que sería su LP de debut, “Caress Your Soul” (2013), tras el que se embarcaron en una gira europea -de 32 conciertos en 40 días- que ya demostró su tirón en países como Francia, Holanda, Alemania y el Reino Unido. Su impactó ascendió de nivel con su segundo álbum, “Land Of Pleasure” (2014), que alcanzó el número tres en las listas generales de ventas australianas (y el # 1 en las independientes). Aún más fuerte a nivel de popularidad se mostró su siguiente disco, “Westway (The Glitter & The Slums)”, de 2016, que les supuso llegar al número uno en los charts generales, puesto al que se encaramó justo al salir (en Nueva Zelanda subió hasta el número cuatro). Pero los problemas con el alcohol de su vocalista hicieron que solo tres meses después anunciaran que su carrera entraba en un parón indefinido, sin fecha de regreso. Finalmente, en marzo de 2018 hicieron público que volvían a ponerse en marcha en plena forma y así ha sido, habiendo completado una gira internacional con numerosos “sold outs” y paradas en ciudades como México D.F., Los Ángeles, Nueva York, Londres, Amsterdam y Berlín, entre otras. En febrero de 2019 vio la luz su cuarto disco, “Yours To Keep”, y en abril de 2022 lo ha hecho el quinto, "Lekkerboy", el reflejo perfecto del viaje que Sticky Fingers ha realizado hasta ahora. Escrito durante la pandemia, mantiene su tendencia a experimentar con nuevos sonidos, mientras van atravesando las sendas del psych-rock, el surf-rock y el reggae. La vibración del álbum transmite sensación de triunfo y orgullo y lo hace sin moralismos. Comparadas estas nuevas letras con las de sus anteriores trabajos, como por ejemplo las de su tercer EP “Happy Endings” (2011), muestran una diferencia como la que hay entre la noche y el día. Si aquellas estaba impregnadas de duda y confusión, estas muestran a una banda segura de sí misma, con amor propio y autocontrol, con crecimiento personal.